lunes, 10 de octubre de 2011

SALVACIÓN


"Si te preocupas por tu Salvación, vivirás Bendición". Así termina una oratoria cristiana sobre el regalo divino de la Salvación que escuché hace pocos dias. Entiendo que esta frase tan sencilla habla significativamente de nuestro "adentro", del alma.
La película "Cadena de favores", en la que el principal protagonista es un niño, que vive una situación familiar complicada, desea que todos a su alrededor experimenten la Salvación, cuidando de alguien en el sentido físico o psicológico.
CUIDAR, es una palabra, que casi en este instante, me he dado cuenta de su grandeza. Cuidar es amar, es mimar, es regalar, es dar y recibir, es Bendición.


Filipenses: 2: 12-18