jueves, 19 de diciembre de 2013

LUZ EN EL SUEÑO I



Tú que te has pasado la vida llevando la verdad a la ilusión y la realidad a la fantasía, has estado recorriendo el camino de los sueños. Pues has pasado de la condición de estar despierto a la de estar dormido, y de ahí te has sumergido en un sueño todavía más profundo. Cada sueño te ha llevado a otros sueños, y cada fantasía que parecía arrojar luz sobre la oscuridad no ha hecho sino hacerla aún más tenebrosa. Tu meta era la oscuridad, en la que ningún rayo de luz pudiese penetrar. Y buscabas una negrura tan absoluta, que pudiese mantenerte oculto de la verdad para siempre en un estado de completa demencia. Mas  de lo que te olvidabas era de que Dios no puede destruirse a Sí Mismo. La luz se encuentra en ti. La oscuridad puede envolverla, pero no puede extinguirla.
Según se aproxime la luz te lanzarás a la oscuridad huyendo de la verdad, refugiándote algunas veces en cosas menos temibles, y otras, en el terror más absoluto. Pero avanzarás, pues tu objetivo es pasar del miedo a la verdad. La meta que aceptaste es la meta del conocimiento, y esto lo demuestra tu buena voluntad. El miedo parece habitar en la oscuridad, y cuando tienes miedo es que has retrocedido. Unámonos inmediatamente en un instante de luz y eso será suficiente para recordarte que tu meta es la luz.
La verdad se lanzó a tu encuentro desde el momento en que la invocaste. Si supieras Quién camina a tu lado por la senda que has escogido, sería imposible que pudieses experimentar miedo. No lo sabes porque tu viaje a la oscuridad ha sido largo y penoso, y te has adentrado  muy profundamente en ella. Un ligero parpadeo, después de haber tenido los ojos cerrados por tanto tiempo, no ha sido suficiente para hacer que tengas confianza en ti mismo, a quien por tanto tiempo has despreciado. Te diriges hacia el amor odiándolo todavía, y terriblemente atemorizado del juicio que pueda tener de ti. Y no te das cuenta de que no es del amor de lo que tienes miedo, sino únicamente de lo que tú has hecho de él. Estás avanzando hacia el significado del amor y alejándote de todas las ilusiones con las que lo habías revestido. Cuando te refugias en lo ilusorio tu miedo se agudiza, pues no hay duda de que lo que crees que ello significa es aterrador. Mas ¿que importancia puede tener eso para nosotros que viajamos llenos de confianza y vertiginosamente más allá del miedo?

   
Tú que tomas de la mano a tu hermano tomas también la mía, pues cuando os unisteis no estabais solos. ¿Crees acaso que yo te iba a dejar en las tinieblas que acordaste abandonar conmigo? En tu relación radica la luz de este mundo. Y el miedo no puede sino desaparecer de tu vista ahora. No caigas en la tentación de arrebatar el regalo de la fe que le ofreciste a tu hermano. Lo único que conseguirías con ello sería asustarte a ti mismo. El regalo se dio para siempre, pues Dios Mismo lo aceptó. No puedes quitárselo ahora. Has aceptado a Dios.  La santidad de tu relación quedó establecida en en el Cielo. No entiendes lo que aceptaste, pero recuerda que tu entendimiento no es necesario. Lo único que se necesitó fue únicamente tu deseo de entender. Ese deseo fue el de ser santo. La Voluntad de Dios se te concede, pues lo único que deseas es lo que siempre tuviste o lo que siempre fuiste.


Un Curso de Milagros
       T 18 III.




  Gregorio García Alcalá
19 de diciembre de 2013