sábado, 8 de marzo de 2014

LEYENDAS QUE ENSEÑAN


Cuenta la leyenda que, hace mucho tiempo, cuando Marruecos estaba sumido en una oscuridad espiritual, habiendo cambiado a Dios por el extremismo religioso que predicaban los ulemas más radicales, un sufí errante llegó a la plaza Jemaa Fna, de Marrakech, con un loro en su hombro y un mono a su lado atado con una cuerda. Entonces buscó un lugar donde todo el mundo pudiera verle y comenzó a llamar a la gente, asegurándoles que se prepararan para presenciar la maravilla de las maravillas. Cuando hubo reunido una gran multitud, señaló al loro y, de repente, el animal comenzó a repetir el Testimonio de Fe islámico y a recitar algunos versos del Sagrado Corán. La gente, que no salía de su asombro, quedó muda sin saber qué pensar. Luego del derviche señaló al mono y el animal comenzó a realizar los movimientos de la ablución y de la oración, mientras los viandantes lo miraban estupefactos. No obstante, pronto se corrió la voz, y un grupo de ulemas e imames se apresuraron a llegar a la plaza y, al ver el espectáculo, se rasgaron las vestiduras, gritando injurias contra el derviche. Allí mismo lo apresaron y lo acusaron de blasfemia y herejía, asegurando que se estaba burlando de Dios y del Islam, y se prepararon para asesinarlo. Pero el derviche, muy tranquilo, dijo: - ¿Quién tiene mayor pecado? Yo, que trato a los animales como personas y les enseño a recitar el Libro Sagrado y los movimientos prescritos, o vosotros, que tratáis a las personas como animales, intentando amaestrarlas y os alegráis cuando repiten las palabras y los movimientos que les habéis enseñado. Habéis encerrado a Dios en ritos, supersticiones y superchería porque no os habéis atrevido a dejarle entrar en vuestros corazones. El pueblo merece un Dios que pueda sentir, no un Dios al que adorar por miedo al cielo, al infierno, por apego a la tradición o por complacer a los ulemas. Ellos – dijo señalando a la multitud que se había congregado - merecen a un Dios cercano al que se puedan acercar libremente. Y que aquellos que les guíen hacia Él no los traten como loros ni como monos de circo – Abdullah, porque ese es el nombre que los sufís damos a los derviches que el tiempo ha olvidado, fue asesinado allí mismo, pero su muerte no fue en vano, porque algo sucedió en las personas que lo oyeron y que presenciaron estos hechos. Un nuevo movimiento interior revolucionó Marraquech, destronando el literalismo religioso, buscando a un Dios más cercano y destronando a los que pretendieron hablar en Su Nombre. Hoy en día, como en aquel entonces, parece que alguien se haya empeñado en ocultarnos a ese buen Dios, olvidando o negando igualmente esta historia. Realmente yo no sé si es cierta o no, porque en las historias de derviches nunca sabes qué hay de literal y qué de legendario, pero lo cierto es que, una noche al año, en el mes de marzo, cuando los turistas se han marchado a sus hoteles, los tenderetes han cerrado, los encantadores de serpientes, los aguadores, las tatuadoras de henna y los hechiceros que adivinan el porvenir ya no están, un extraño grupo de personas, cubiertas con solideos, vistiendo chilabas negras, se reúnen en cierto lugar de la Plaza Jemaa Fna para alabar a su Señor y honrar la memoria de un hombre en el aniversario de su muerte, un hombre al que se le recuerda llevando un mono y un loro, y por el que muchos se inspiraron para buscar a un Dios que merece ser sentido.