miércoles, 25 de junio de 2014

MORIR MIENTRAS ESTAMOS VIVOS



Un viajante procedente de la India fue a África para adquirir algunos productos y animales de la zona, y mientras estaba en la selva pudo contemplar miles de hermosas cotorras multicolores.
Decidió capturar una y llevársela a su país como animal de compañía.
Una vez en casa la puso en una jaula. La alimentaba de semillas  y miel, le ponía música y en general la trataba bastante bien. Cuando al cabo de dos años el hombre tuvo que regresar a África, le preguntó a la cotorra si deseaba darle algún mensaje para sus amigos de la selva. El ave le dijo a su dueño que les contara que era muy feliz en su jaula, que disfrutaba de cada instante allí, y que les enviaba todo su amor.
Cuando el viajante regresó a África transmitió el mensaje a las otras cotorras de la selva. Cuando acabó de hablar, una cotorra con lágrimas en los ojos cayó al suelo, muerta. El hombre se alarmó y pensó que aquella cotorra debía haber sido una buena amiga de la que él tenía en casa y que aquélla había sido la razón de su tristeza y muerte.
Cuando el viajante volvió a la India, le contó a la cotorra lo sucedido. Esta se desplomó, sobre el suelo de la jaula. El hombre estaba aturdido, pero pensó que su animal de compañía también había muerto de desesperación al enterarse de la muerte de su amiga de la selva.
El comerciante abrió la jaula y echó el ave al contenedor que había junto a la casa. Acto seguido, la cotorra voló hacia la rama de un árbol.
El hombre le dijo:
¿Con que no estás muerta, eh? ¿Por qué lo has hecho?
La cotorra respondió:
Porque el ave de la selva me envió un mensaje muy importante.
¿Qué mensaje? - le preguntó el comerciante con impaciencia.
Me dijo que si quería escaparme de su jaula, tenía que morir estando viva.
Todos debemos morir mientras permanecemos vivos, para ser capaces de echar la vista atrás y contemplar la conciencia despierta y a nosotros mismos atrapados en la jaula que en nuestro caso equivale al cuerpo. Y será entonces cuando nos daremos cuenta de lo inútil que es vivir enjaulados .

Pequeño fragmento de "La fuerza de creer",
de  Wayne W. Dyer.