sábado, 19 de diciembre de 2015

LA VERDAD QUE YACE TRAS LAS ILUSIONES


Atacarás lo que no te satisfaga, y así, no te darás cuenta de que fuiste tú mismo quien lo inventó. Tu batalla es siempre con las ilusiones.  Pues la verdad que yace tras ellas es tan hermosa y tan serena en su amorosa dulzura, que si fueses consciente de ella te olvidarías por completo de tus defensas y te apresurarías a echarte en sus brazos. La verdad jamás puede ser atacada. Y tu sabías esto cuando inventaste los ídolos. Los concebiste precisamente para olvidarte de este hecho. Lo único que atacas son las ideas falsas, nunca las verdaderas. Los ídolos son todas las ideas que concebiste para llenar la brecha que tú crees se formó entre lo que es verdad y tú. Y las atacas por lo que crees que ellas representan. Pero lo que yace tras ellas no puede ser atacado.
Los dioses que inventaste -opresores e incapaces de satisfacerte- son como juguetes infantiles descomunales. Un niño se asusta cuando una cabeza de madera salta de una caja de resorte al ésta abrirse repentinamente, o cuando un oso de felpa, suave y silencioso, emite sonidos al él apretarlo. Las reglas que él había establecido para las cajas de resorte y para los osos de felpa le han fallado y le han hecho perder el "control" de lo que le rodea. Ahora tiene miedo, pues pensó que las reglas le protegían. Ahora tiene que aprender que las cajas y los osos no lo engañaron, ni violaron ninguna regla, y que lo ocurrido no quiere decir que su mundo se haya vuelto caótico y peligroso. Es él quien estaba equivocado.  No comprendió bien qué era lo que lo mantenía a salvo y pensó que eso lo había abandonado.

Un Curso de Milagros
T30:IV;1, 2. 

martes, 17 de noviembre de 2015

MÁS ALLÁ DE TODO ÍDOLO



Los ídolos son algo muy concreto. Mas tu voluntad es universal, puesto que es ilimitada. Y así, no tiene forma, ni su   contenido se puede expresar en función de la forma. Los ídolos son límites. Representan  la creencia de que hay ciertas formas que pueden brindar felicidad, y de que, limitando, se consigue todo. Es como si dijeras: "No tengo necesidad de todo. Lo único  que quiero es este trocito, y para mí será como si fuese todo". Y esto no puede sino dejarte insatisfecho porque tu voluntad es que todo sea tuyo.  Decídete en favor de los ídolos y estarás buscando perder. Decídete por la verdad y todo será tuyo.

UCDM. Texto, cap. 30: III: 1

miércoles, 29 de julio de 2015

TRIBALISMO




¿Por qué existe, uno debe preguntarse, esa división: el ruso, el americano, el inglés, el francés, el alemán, etc., por qué existe esa división entre hombre y hombre, entre raza y raza, cultura y cultura, una serie de ideologías en contra de otras? ¿Por qué? ¿Dónde está esa separación? El hombre ha dividido la tierra en suya y mía, ¿por qué? ¿Es por qué tratamos de encontrar seguridad, protección en un grupo particular, en una creencia o en una fe concreta? Las religiones también han dividido al hombre, los han enfrentado, los hindúes, los musulmanes, los cristianos, los judíos, etc. El nacionalismo, con todo el desafortunado patriotismo, en realidad es una forma de glorificación, de enaltecimiento, de tribalismo. Ya sea una tribu grande o pequeña, existe esa sensación de estar en grupo, de tener la misma lengua, las mismas supersticiones, el mismo sistema político, religioso; uno se siente seguro, protegido, feliz, cómodo. Y para mantener esa seguridad, esa comodidad, estamos dispuestos a matar a otros que también tienen el mismo deseo de estar seguros, de sentirse protegidos, de pertenecer a algo. Ese terrible deseo de identificarse con un grupo, con una bandera, con un ritual religioso, etc., nos hace sentir que tenemos raíces, que no somos unos errantes vagabundos.
Jiddu Krishnamurti "Diario II"

sábado, 9 de mayo de 2015

LA BELLEZA DE TU LETARGO


Muchas personas con las que convivo dicen sentirse aletargadas, desconectadas, congeladas. Como si fueran incapaces de sentir.

Han consultado a todos los terapeutas, les han recetado todas las pastillas, han sido tratados como un objeto estropeado. Y se sienten más aletargados que nunca. Exhaustos de luchar.

¡Yo les recuerdo que es un milagro sentirse completamente aletargados! Porque están muy conscientes de ese estado, muy sensibles a la desconexión que perciben dentro. Qué bendición. La mayoría de las personas en el mundo están tan distraídas, tan preocupadas con el pasado, con el futuro y con el éxito, tan desconectados de su cuerpo y de su propia verdad, que no están nada conscientes de su adormecimiento. Estar al tanto de tu desconexión es un paso inmenso en el camino sin camino de la sanación.

Irónicamente, tienes que estar muy perceptivo, despierto y vivo para realmente ser capaz de notar tu letargo en primer lugar.

"Estoy aletargado" es, investigándolo más de cerca, una historia, un cuento, una interpretación que hace la mente. Acércate un poco más a tu cuerpo. ¿Dónde está ese letargo en tu cuerpo ahora (y sólo hay el ahora)? ¿Hay ciertas partes que se sienten más aletargadas que otras? Advierte que debe haber áreas que se sientan más vivas para poder identificar las que se sienten aletargadas. Todo es cuestión de contraste.

Lleva la calidez de tu amorosa y curiosa atención a los lugares 'muertos'. Ahora, suelta la palabra 'aletargado' (se trata de una etiqueta demasiado pesada y crítica) y siente directamente las sensaciones en crudo que hay allí, momento a momento, sin tratar de que desaparezcan o que se 'hagan menos aletargadas'. Respira en esas sensaciones, permite que se muevan, dignifícalas con la vida y el aliento y la bondad de tu amorosa atención. Hazlo mu
y despacio. No te enfoques en las sensaciones que faltan, enfócate en las sensaciones presentes, por muy sutiles que sean. Y no intentes generar ninguna sensación. Un lugar 'aletargado' es sólo un lugar que anhela el calor de tu amor, tu curiosidad, tu presencia libre de juicios.

En la calidez del amor del sol, incluso el más glacial de los lugares puede descongelarse. La salida del letargo es a través de él.

Y recuerda, si estás consciente de tu letargo, es debido a que ya te estás descongelando.

- Jeff Foster

viernes, 8 de mayo de 2015

VIII LAS CHARLAS DE OSHO




No Estoy en Contra del Papa


Osho,
Tú estás muy en contra del Papa.
¿Se debe a que la Iglesia Católica es quizás la más organizada de las religiones?

No estoy en contra de nadie, pero sí estoy a favor de la verdad. Voy a criticar todo aquello que vaya contra la verdad; para mí es un deber sagrado. Que la Iglesia Católica sea la religión más or­ganizada, es una de las razones por las que critico tanto al Papa. Hay también otras razones.
Me gustaría detallarte todas las razones de mis críticas. Pri­mero, la Iglesia Católica en particular y el cristianismo en general, no son en absoluto una religión. Llamarla "religión organizada" es utilizar un término equivocado. Es una "superstición organizada".
Durante estos veinte siglos después de Jesucristo; el cristia­nismo ha estado defendiendo toda clase de supersticiones y lu­chando contra la ciencia, contra todos los descubrimientos de la verdad. Y quienes han promovido esta guerra entre la supersti­ción y la ciencia, han sido los Papas.
En primer lugar, durante estos veinte siglos los Papas han es­tado proclamando su infalibilidad, lo cual es algo absurdo. Pero según su lógica, ellos representan a Jesucristo y Jesucristo es el único hijo de Dios. Por tanto, indirectamente ellos son el instru­mento de Dios, ¿cómo podrían ser pues falibles? Pero la vida no es lógica. Tu Dios mismo es una ficción. El que Jesucristo sea el unigénito de Dios, es otra ficción. Y la infalibilidad del Papa es simplemente ridícula.

jueves, 7 de mayo de 2015

DOUGLAS HARDING





Ya no hay más preguntas que responder cuando nosotros estamos firmemente establecidos en Quien somos real, realmente.
Observar que Aquí no hay una porción de Consciencia personal separada de la suya, forma parte de la liberación de la prisión del pequeño yo. No, la Consciencia Aquí es la misma en todos los seres. Por supuesto, esto es lo que han dicho todos los mejores místicos, hablando no tanto por investigación filosófica como por experiencia personal. Dios es Dios todo entero en mí. Esto tiene sentido debido a que, ciertamente, Dios no es divisible como un queso de Cheshire. Usted no puede cortar a Dios en pequeñas porciones y servirle como entremeses variados. Dios es indivisible. Esto es muy maravilloso debido a que significa que la totalidad de Dios está donde usted es –no su pequeña porción de Dios, sino la totalidad de Dios–. Si nosotros nos resistimos a esto, es debido a que nos estamos resistiendo a nuestro esplendor, a nuestra grandeza. La maravillosa proposición de todos los místicos que conozco, de todos los místicos reales, es que su corazón (de usted) es la realidad de su vida, la realidad de su ser, su sí mismo real, la totalidad de Dios –no una pequeña porción de ese fuego, sino el fuego entero–. Por eso es por lo que no puedo seguir a los amigos cuáqueros cuando dicen: «La parte de Dios en cada hombre». Eso no es completamente exacto. Los grandes cuáqueros no dirán eso. Yo no encuentro aquí la porción de Dios de Douglas. Encuentro la totalidad de Él.
Douglas Harding

lunes, 4 de mayo de 2015

UNICIDAD



Eres único, no hay nadie cómo tú, no hay dos personas iguales sobre la Tierra. Podrías encontrar características similares, pero no idénticas. "Eres original, no puedes ser reemplazado".
Si faltaras habría un hueco en el mundo imposible de llenar con ningún se humano. Tú corazón late para ti, eres un ser, tan importante, como la persona que parezca más indispensable en el mundo. Eres un cúmulo de luz y energía dando vida, los deseos que envías están viajando a través de los tiempos. No tienes fin, aunque tuviste un principio, tus caminos sólo los puedes caminar tú, tus victorias y fracasos son tuyos, te pertenecen, te guían y te dan lecciones de vida. 
No hay ojos que reflejen lo mismo que los tuyos, ni manos que acaricien igual. Si desfalleces, desahógate y levántate. Continúa. Sin ti la vida de muchas personas no sería la misma, cambiarían circunstancias, historias, estados de conciencia. Mueves los hilos de la telaraña que te envuelve y te da seguridad, quédate en ellos o rómpelo. Pero lucha y ten Fe. No hay nadie como tú.
Mi vida sin ti no sería la misma y te doy gracias por haberme dejado entrar a tu vida y que tú seas parte de la mía.
Te amo porque eres mi herman@ y tu bienestar es el mío.
Sigamos caminando en unión con el alma del mundo y siendo "UNO SOLO" con un mismo fin... con una sola intención... con una sola actitud que solo nos lo da el verdadero amor que viene desde nuestro corazón... bendiciones que la paz y la bendita llama del amor jamás.... jamás se apague y continúe encendida eternamente... tú... yo... yo y tú... por siempre un solo corazón rebosante de amor... te honro... te abrazo... te beso... Bendiciones !!!

ACERCA DEL REMORDIMIENTO




¿Qué es el remordimiento? El remordimiento o el arrepentimiento es natural, sin embargo, innecesario. El remordimiento es el intento que hace la mente con el fin de alterar el pasado, los sentimientos de frustración, la decepción y el sentimiento de impotencia que de él resulta.
Tratar de cambiar el pasado es como tratar de modificar alguna de las escenas de una película que has estado viendo. El pensamiento dice "¡esa escena debió haber sido diferente!" o "¡esa escena jamás debió haber aparecido!". Pero claro, la película ya era perfecta tal y como era - una perfección que en realidad incluía cualquier escena "imperfecta". Las imperfecciones son parte de esta perfección cósmica, más allá de la mente.
El reconocimiento de que las cosas son exactamente como son en este momento no quiere decir que uno se haga el desentendido o que se esté negando la vida, no se trata de una excusa para descartar la apariencia del mundo como "ilusoria" con una actitud insensible. Justamente lo opuesto... No se trata de que nos apartemos de la vida diciendo "todo está perfecto, así es que no es necesaria mi colaboración". Esto sería limitante, otra posición conceptual, otro escape de la realidad. Esta perfección está radicalmente abierta al mundo, está abierta a todos los fragmentos de la película, está abierta a cualquier cosa que surja. Podemos seguir aprendiendo lecciones del pasado y llevarlas al futuro sin llevar a cuestas un sentido de remordimiento. A esto podríamos llamarle "confianza", aunque no hay necesidad de nombrarlo de alguna manera.
No podemos cambiar el futuro pero sí podemos poner atención a cualquier sentimiento de pesar o remordimiento que surja en el presente. Podemos darnos cuenta que el "remordimiento" no es algo sólido, no es algo fijo, sino que está conformado de esa danza de pensamientos y sensaciones crudas. Podemos botar la palabra "remordimiento" y sentir, en su lugar, esas sensaciones al desnudo que se dan en el cuerpo. Podemos notar que todas ellas son parte de la imperfección perfecta de la actual escena en la película. Todas ellas ya han sido profundamente permitidas en este momento. En este sentido, hasta la actual aparición del "remordimiento" puede ser plenamente confiable. Todo es confiable.
No hay necesidad del arrepentirse o sentir remordimiento. Y tampoco hay necesidad de arrepentirse del arrepentimiento. Este nuevo y dulce momento es el perdón definitivo.
Jeff Foster

lunes, 27 de abril de 2015

NO BUSQUES FUERA DE TI MISMO



No busques fuera de ti mismo. Pues será en vano y llorarás cada vez que un ídolo se desmorone. El Cielo no se puede encontrar donde no está, ni es posible hallar paz en ningún otro lugar excepto en él. Ninguno de los ídolos que veneras cuando llamas a Dios te contestará en Su lugar. Ninguna otra respuesta que puedas utilizar como sustituto te proporcionará  la felicidad que solo Su respuesta brinda. No busques fuera de ti mismo. Pues todo tu dolor procede simplemente de buscar en vano lo que deseas, y de insistir que sabes donde encontrarlo. ¿Y que pasaría si no estuviese allí? ¿Preferirías tener razón a ser feliz? Alégrate de que se te diga donde reside la felicidad, y no la sigas buscando por más tiempo en ningún otro lugar, pues buscarás en vano. Mas se te ha concedido conocer la verdad, y saber que no la debes buscar fuera de ti mismo.
No hay nadie que venga aquí que no abrigue alguna esperanza, alguna ilusión persistente o algún sueño de que hay algo fuera de sí mismo que le pueda brindar paz y felicidad. Si todo se encuentra en él, eso no puede ser verdad. Y así, al venir a este mundo, niega su propia verdad y se dedica a buscar algo que sea más que lo que lo es todo, como si una parte de ese todo estuviese separada y se encontrase donde el resto no está. Este es el propósito que le confiere al cuerpo: que busque lo que a él le falta y que le provea de lo que le restauraría su plenitud. Y así, vaga sin rumbo, creyendo ser lo que no es, en busca de algo que no puede encontrar.

 Un Curso de Milagros
T29:VII:1,2



 

sábado, 18 de abril de 2015

EL MILAGRO DEL CAMBIO



¿Qué sentido tiene discutir con la vida tal y como es?

El ego contesta: "Sí, pero si dejo de resistirme a lo que es, el cambio nunca se dará, las cosas seguirán igual, o empeorarán..."

Claro, el ego no comprende los ancestrales misterios del cambio y el sanar. Éste realmente cree que - en las relaciones, en nuestra carrera, en las decisiones de vida, en los asuntos mundiales - la paz sólo es posible a través de la guerra, que el cambio real sólo puede darse a través de odiar este momento y desear desesperadamente estar en otro lugar.

He aquí la paradoja del cambio. Cuando nos cansamos de la violencia interna, cuando dejamos de estar en guerra con cómo son las cosas en este momento, cuando dejamos de discutir con la escena presente de la película de nuestras vidas, descansamos. Y entonces, desde un lugar de paz y profunda conexión con el suelo del Ahora, nuevos horizontes se abren, posibilidades hasta ahora inexploradas se revelan. Se establecen nuevas conexiones, surgen nuevas respuestas. Desde un lugar de ecuanimidad y aceptación, las cosas que antes parecían seguras ahora no parecen tan seguras, los obstáculos dejan de ser obstáculos, los obsoletos futuros comienzan a colapsar y los nuevos futuros se hacen posibles. Las energías que parecían ser intolerables hace un momento ahora son admitidas, para moverse, para expresarse y liberar su poder creativo y sanador. Debido a que nuestros ojos están abiertos, nuevos detalles se hacen aparentes en la presente escena, detalles a los que nos habíamos vueltos ciegos ante nuestra prisa por conseguir "un mejor futuro".

Desde un lugar de paz, podemos dar el siguiente paso muy fácilmente. Y a veces, el siguiente paso implica no dar ningún paso en absoluto, sino enamorarnos profundamente de este momento. Esto NO es lo mismo que darnos por vencidos. Esto no es pasividad ni soportar lo 'negativo.' Esto no equivale a descuidar la esperanza de un mejor futuro. Aquí no hay ningún descuido. No se trata de un estancamiento. No es debilidad. Se trata de un verdadero coraje. De nuestra disposición a bajar el ritmo, a estar presentes, a beber toda la riqueza - la alegría y la tristeza, la duda y la creatividad - de esta presente escena.

La película aún no está escrita; se escribe a sí misma conforme avanzamos. Y al resistir la presente escena, estamos realmente resistiendo toda la película. La resistencia sólo genera resistencia.

A veces, el sentido que tiene discutir con la vida es que lleguemos hasta un punto en el que nos hartemos de discutir con la vida. Y que nos sumerjamos profundamente en el momento presente, descansando en su abrazo, confiando en todo, aceptando nuestras propias imperfecciones. Y justo ahí es donde todo parece posible, y todo se siente vivo porque nosotros nos sentimos vivos, y sin miedo, y entonces, el verdadero cambio es posible. Tal vez lentamente, tal vez en una sola gran ola. Pero ya hemos dejado de presionar. Estamos permitiendo que todo suceda. Estamos alineados finalmente, hemos dejado de formar parte del problema para convertirnos en la voz de una solución.

A veces tenemos que soltar nuestra intención de cambiar el momento para que éste cambie por sí mismo.

- Jeff Foster

viernes, 17 de abril de 2015

Y LA VIDA MISMA ES GRACIA




En silencio,
habla.
¿Quién eres tú?

pregunta.

Tú, a quien he buscado por tanto tiempo.
¿Quién eres tú,
disfrazado de mí mismo?

Tú, que te mueves en mí.
¿Has estado aquí siempre?
¿Lo he sabido siempre?

¿Estás más cerca que yo mismo?

¿Es este un inefable Jardín del Edén?
¿Acaso todos somos algo nuevo?

¿Son estos los mismos ojos?
¿Qué es lo que ven? ¿Qué es lo que ven?

¿Acaso lo soñé?
¿O simplemente despertó,
ahora?

Estoy aquí,
susurras.
Estoy aquí.

Estoy aquí. Me entrego a ti.

Esta humanidad. Padre, madre.
Vacío,
forma.

Esta gracia.
Esta quietud.
Este silencio.

Este...
todo.

Gracias.
Gracias

- Jeff Foster

lunes, 13 de abril de 2015

CERRANDO LA BRECHA



Entre 'lo que es' y 'lo que debería ser,' hay una brecha llamada 'sufrimiento.'

El sufrimiento no es un error o un castigo, es más bien la invitación a cerrar esa brecha.

Es un llamado a soltar el sueño acerca de como se 'supone' que debería ser este momento (¿según quién?), y enamorarnos de como es.

Al honrar este momento, al inclinarnos ante el hecho inmediato de 'lo que es' dignificando el lugar en el que estamos parados, a menudo descubrimos 'lo que debería ser,' de cualquier forma. En el corazón mismo de nuestro dolor, en el ardiente núcleo de lo que nos preocupa, podríamos encontrar un inimaginable coraje, amor e incluso paz.

Cuando nos hacemos amigos de nuestro malestar, de nuestra inseguridad, de nuestra tristeza, de nuestro dolor, de nuestra ira; cuando hacemos una reverencia a su intensidad, honrando su poder y su libertad intrínseca, dejamos de ser víctimas, porque ahora nos alineamos con la vida, dejamos de estar en guerra con la forma como son las cosas.

Y vemos posibilidades donde alguna vez vimos obstáculos.

La brecha duele, sí, sin embargo a veces tenemos que sentir ese dolor con el fin de sanar.

- Jeff Foster

lunes, 6 de abril de 2015

CÓMO NO TENER MIEDO


No trates de liberarte del miedo. El miedo no es algo de lo que tengas que escapar. Es una muy natural energía que sólo quiere moverse en ti, una amorosa ola en el inmenso océano de la vida.
El miedo es un amigo. Te revela que sigues vivo, que estás dispuesto a sentir energías poderosas. Que te encuentras en tu extremo más crudo, explorando, bailando con lo desconocido, abriéndote a todas las posibilidades.
El miedo siempre estará cerca. Pero no lo utilices nunca como una excusa para paralizarte. El miedo no puede bloquearte, nunca, o apartarte de tu camino, o evitar que hagas lo que tienes que hacer cuando te comprometes a recibirlo bajo sus propios términos.
Muchos de nuestros miedos están basados en algo que ha de suceder o no en el futuro. Muchos de nuestros miedos jamás, nunca llegan a ser una realidad.
Y recuerda, tú siempre serás capaz de afrontar con coraje, de manejar cualquier cosa que llegue a suceder en el futuro, porque sabes cómo estar Presente. Sin importar la furia que tenga la tormenta de la vida, siempre serás capaz de salirte de tu historia, de liberarte de la prisión del pasado y del futuro, y encontrar tu aliento (que siempre está cerca), y recordar tu presencia, tu ancla, tu raíz, tu Hogar. Nunca te sentirás abrumado por los acontecimientos porque recordarás hacer un alto, enfocarte, respirar, conectarte contigo mismo de la manera más profunda. Recordarás decir SÍ a este punto en donde te encuentras, y así, nunca serás víctima de las circunstancias, sino un valiente co-creador, un aliado de la vida.
No hay posibilidad de que te equivoques, amigo, porque incluso si te equivocas, y te encuentras recorriendo un extraño camino en un extraño día, eres capaz de despertar tu curiosidad, seguir tu aliento, explorar tus sensaciones corporales. Puedes permitir cualquier energía que necesite estar en ti. Puedes dejar de calificar el momento como 'bueno' o 'malo' y abrazar su naturaleza, sus peculiares sabores. Puedes aprender de tus errores, entender lo que quieres y lo que no quieres, encontrar gratitud por lo que hay en este momento, hallar algo por lo que valga la pena vivir, encontrar belleza en lo que se haya perdido.
Por eso, ¡comete errores! No hay nada que temer cuando sabes que nada puede salirte mal. Falla. Cae de rodillas. No importa, porque sabes que la vida te sostendrá, sin miedo. 

- Jeff Foster

jueves, 2 de abril de 2015

REBELDES DOMESTICADOS


Era un tipo difícil. Pensaba y actuaba de distinto modo que el resto de nosotros. Todo lo cuestionaba. ¿Era un rebelde, o un profeta, o un psicópata, o un héroe? "¿Quien puede establecer la diferencia", nos decíamos. "Y en último término, ¿a quién le importa?"

De manera que le socializamos. Le enseñamos a ser sensible a la opinión pública y a los sentimientos de los demás. Conseguimos conformarlo. Hicimos de él una persona con la que se convivía a gusto, perfectamente adaptada. En realidad, lo que hicimos fue enseñarle a vivir de acuerdo con nuestras expectativas. Le habíamos hecho manejable y dócil.

Le dijimos que había aprendido a controlarse a si mismo y le felicitamos por haberlo conseguido. Y él mismo empezó a felicitarse también por ello. No podía ver que éramos  nosotros quienes le habíamos conquistado a él.


Un individuo enorme entró en la abarrotada
habitación y gritó: "¿Hay aquí un tipo
llamadao Murplhy?". Se levantó un hombrecillo
y dijo: "Yo soy Murphy".

El inmenso individuo casi lo mata. le
rompió cinco costillas, le partió la
nariz, le puso los ojos morados y le
dejó hecho un guiñapo en el suelo.

Después salió pisando fuerte.

Una vez que se hubo marchado, vimos con
asombro como el hombrecillo se reía
entre dientes. "¡Cómo he engañado a ese 
tipo!", dijo suavemente. "¡Yo no soy
Murphy! ¡Ja, ja, ja!"

OSHO

sábado, 7 de marzo de 2015

ESTOS SON LOS DÍAS


Estos son los días de nuestras vidas.
No hay otros días por venir.
Estos son los días.
Los días en que nos encontramos los unos con los otros. En los que hablamos o no hablamos. En los que sentimos lo que sentimos, tanto como podamos sentirlo. En los que tomamos los caminos que tomamos hacia los destinos que soñamos cuando todavía podíamos soñar y creer en sueños. En los que comemos lo que comemos. En los que dormimos cuando dormimos. En los que amamos tanto como podemos.

Pero estos son los días. Los días de lo ordinario y lo milagroso. Los días de respirar, los días en que la sangre bombea por nuestras venas, los días que parecen durar para siempre, los días que no pueden terminar lo suficientemente rápido. Los días en que nos mantenemos muy cerca de la vida, de su calidez, de su ternura y de su ferocidad. Los días en que todo parece posible. Los días en los que nos sentamos juntos, bebemos té de jazmín, o flores de saúco, o 'Earl Grey,' o nada, viendo el mundo pasar, a nosotros como parte del mundo pasar, observando. Días que conforman una vida. Días para ser vividos.

Estoy enamorado de estos días, que nos son dados gratuitamente. Días para jugar, para maravillarnos, para buscar o no buscar, para preguntar, para recordar u olvidar, pero días, al fin y al cabo; días cuya belleza está enraizada en su propia impermanencia, cuya fragilidad y solidez parecen inseparables.

No te olvides de estos días, y especialmente, de este día, en el que habitas, el que te sostiene donde estás, como una madre sostiene a su pequeño, sin aliento pero fuerte, rosado y pequeño y perfecto; no sin defectos, pero amado justamente por eso.

Si me dan sólo un día más, que sea este día, el único día que habré conocido, y que se me deje amarlo de la misma forma en que él me amó, por todos estos días.

- Jeff Foster

lunes, 23 de febrero de 2015

LOS DIFERENTES PAPELES DEL SUEÑO II


Cuando te invade la ira, ¿no es acaso porque alguien no llevó a cabo la función que tú le habías asignado? ¿Y no se convierte esto en la "razón" que justifica tu ataque? Los sueños que crees que te gustan son aquellos en los que las funciones que asignaste se cumplieron, y las necesidades  que te adscribirte, fueron satisfechas. No importa si esas necesidades se satisfacen o si son simplemente algo que se desea. Es la idea de que existe lo que produce miedo. Los sueños no se desean en mayor o menor medida. Simplemente se desean o no desean. Y cada uno representa alguna función que tú le has asignado a algo: algún objetivo que un acontecimiento, un cuerpo o una cosa debe representar y alcanzar por ti. Si lo logra crees que el sueño te gusta. Si fracasa crees que es triste. Pero el que fracase o se logre no es lo que constituye su médula, sino simplemente su endeble envoltura.

¡Cuán felices serían tus sueños si no le adjudicases a cada una de las figuras que aparecen en ellos el papel que "debe" representar! Es únicamente la imagen que tienes de alguien lo que puede fracasar, y tener esa imagen es lo único que constituye una traición. La médula de los sueños que ofrece el Espíritu Santo no es nunca una médula de temor. Lo que los envuelve puede parecer ser lo mismo, pero su significado ha cambiado porque cubre otra cosa. Lo que determina toda percepción es su propósito, en el sentido de que aparenta ser aquello  para lo que se considera que es. Una sombría figura que ataca se convierte en un hermano que te ofrece una oportunidad para prestar ayuda, si esto se convirtiese en la función del sueño. Y de este modo, los sueños de tristeza se transformarían en sueños de alegría.

¿Para qué es tu hermano?  No lo sabes porque tu función aún no te resulta clara. No le asignes un papel que tú crees que te haría feliz a ti. Y no trates de herirle cuando él no cumpla el papel que le asignaste en el sueño que tienes de lo que debería ser tu vida. Él pide ayuda en cada uno de sus sueños, y tú puedes prestársela si ves la función del sueño tal como la percibe Aquel que puede utilizar todo sueño en beneficio de la función que se le encomendó a Él. Puesto que ama al soñador, y no al sueño, cada sueño se convierte en una ofrenda de amor. Pues en el centro de cada sueño se halla Su Amor por ti, iluminando amorosamente cualquier manifestación del sueño.

Un Curso de Milagros
T29:IV:4, 5, 6.

domingo, 22 de febrero de 2015

COMPRENDIENDO EL DESEO DE MORIR



Pasé los primeros 23 años de mi vida deseando morir. Y esto es lo que descubrí:
El deseo de morir es el deseo de vivir, disfrazado.
La urgencia de morir es la urgencia de desaparecer como un yo separado, desaparecer en la inmensidad del Ser, descansar profundamente, como nunca antes lo habíamos hecho. Es la ola anhelando su regreso al océano.... olvidando que nunca se separó de él, en primer lugar. Es un inocente error que se corrige con un poco de investigación.
El deseo de morir no es algo negativo, enfermo, oscuro o pecaminoso, se trata más bien de algo sumamente mal interpretado, ¡eso tenlo por seguro! Ignoramos el deseo, lo alejamos, lo ocultamos, lo medicamos, lo mantenemos en secreto, tratamos de adormecernos a él o incluso hacemos el intento de filosofar sobre la idea con tal de que desaparezca. Hay mucha vergüenza asociada a este deseo, demasiada culpa. Pero cuando es reconocido, honrado, escuchado, incluso el impulso suicida, la urgencia de deshacernos de nuestra falsa piel, contiene infinita inteligencia. ¡Todos los sentimientos lo hacen!
Porque en secreto, el deseo de morir es el deseo de despertar, de volver a la vida, de dejar de definirnos como un cuerpo-mente separado, de recordar nuestra naturaleza original, ¡inmensa y libre! Es la urgencia de desaparecer el falso 'mí' (ego, yo, persona) dejar de pretender ser algo que no somos, soltar todo aquello que es de segunda mano y poco auténtico, y vivir, realmente vivir, valiente y libremente, como la consciencia misma, ¡llenos de vida y potencial y creatividad cósmica! 

El deseo de morir no es nuestro enemigo, no es algo que deba ser aniquilado o algo a lo que debamos tenerle miedo. Este deseo contiene un profundo mensaje de despertar y cambio. Dice, grita: "¡Tú no estás limitado por lo que crees ser! ¡Eres un hijo del Universo, recuerda, merecedor de todas sus riquezas! ¡Sólo lo falso puede morir, y tú no puedes ser falso!" ¿Somos capaces de escuchar su llamado? ¿Podemos escuchar, realmente escuchar?
La ola no puede volver al océano, no puede llegar a Casa. ¡Nunca estuvo separada de Casa, en primer lugar! Tú ya eres Oceánico, amigo, y el verdadero suicidio no es terminar con el cuerpo-mente, sino recordar tu original e inmaculada naturaleza, aquí y ahora, ¡más allá de los estragos del tiempo! 

¡VIVE!, ¡VIVE!, ¡VIVE! ¡NO TIENES NADA QUE PERDER! 

- Jeff Foster

jueves, 19 de febrero de 2015

LOS DIFERENTES PAPELES DEL SUEÑO I



¿Crees acaso que la verdad puede ser tan solo meras ilusiones? Las ilusiones son sueños precisamente porque no son verdad. El hecho de que la verdad esté ausente de todas ellas por igual es la base del milagro, lo cual quiere decir que has entendido que los sueños sueños son, y que escaparte de ellos depende, no del sueño en sí, sino de que despiertes. ¿Cómo iba a ser posible conservar algunos sueños y despertar de otros? La elección no es entre qué sueños conservar, sino solo si quieres vivir en sueños o despertar de ellos. De ahí que el milagro no excluya de su benéfica influencia algunos sueños. No puedes quedarte con algunos sueños y despertar de otros, pues o bien estás dormido o bien despierto. Y soñar tiene que ver únicamente con una de estas dos posibilidades.

Los sueños que te parecen gratos te retrasarán tanto como aquellos en los que el miedo es evidente. Pues todos los sueños son sueños de miedo, no importa en que forma parezcan manifestarse. El miedo se ve adentro o afuera, o en ambos sitios. O puede estar oculto tras formas agradables. Pero nunca está ausente del sueño, pues el miedo es el elemento básico de todos los sueños. Puede que la forma en que estos se manifiestan cambie, pero es imposible que se compongan de ninguna otra cosa. El milagro sería ciertamente traicionero si te permitiera seguir estando amedrentado por no haber reconocido el miedo. Pues no estarías entonces dispuesto a despertar, que es para lo que el milagro allana el camino.

Dicho llanamente, el ataque es la respuesta a una función que no se ha llevado a cabo tal como tú la percibes. Puede que ello tenga que ver contigo o con otro; sin embargo, allí donde se perciba, allí se atacará. La depresión o el ataque no pueden sino ser los temas de todos los sueños, pues el miedo es el elemento de que se componen. El fino disfraz de placer y alegría en el que tal vez vayan envueltos apenas cubre el grueso bloque de miedo que constituye su médula. Y esto es lo que el milagro percibe, y no las envolturas que lo cubren.

Un Curso de Milagro
T29:IV:1, 2, 3.








sábado, 14 de febrero de 2015

EL PEQUEÑO PEZ


«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».
 

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo». 


«¿Esto? Pero si esto no es más que agua... Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte. 


Se acercó al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: «He estado buscando a Dios durante años. Dejé mi casa y he estado buscándolo en todas las partes donde Él mismo ha dicho que está: en lo alto de los montes, en el centro del desierto, en el silencio de los monasterios y en las chozas de los pobres». 


«¿Y lo has encontrado?», le preguntó el Maestro.
 

«Sería un engreído y un mentiroso si dijera que sí. No; no lo he encontrado. ¿Y tú?». 


¿Qué podía responderle el Maestro? El sol poniente inundaba la habitación con sus rayos de luz dorada. Centenares de gorriones gorjeaban felices en el exterior, sobre las ramas de una higuera cercana. A lo lejos podía oírse el peculiar ruido de la carretera. Un mosquito zumbaba cerca de su oreja, avisando que estaba a punto de atacar... Y sin embargo, aquel buen hombre podía sentarse allí y decir que no había encontrado a Dios, que aún estaba buscándolo.
 

Al cabo de un rato, decepcionado, salió de la habitación del Maestro y se fue a buscar a otra parte. 


Deja de buscar, pequeño pez. No hay nada que buscar. Sólo tienes que estar tranquilo, abrir tus ojos y mirar. No puedes dejar de verlo.

Anthony de Mello


martes, 3 de febrero de 2015

EL ACUERDO A UNIRSE III




Considera, entonces, los plateados milagros y los dorados sueños de felicidad como los únicos tesoros que quieres conservar dentro del almacén del mundo. La puerta está abierta, no para que entren los ladrones, sino tus hermanos hambrientos, quienes confundieron el brillo de una piedrecilla con oro y almacenaron un puñado de nieve creyendo que era plata. Sin embargo, a este lado de la puerta abierta no tienen nada. ¿Qué es el mundo, sino una diminuta brecha que parece desgarrar la eternidad y fragmentarla en días, meses y años? ¿Y que sois vosotros que vivís en el mundo, sino una imagen fragmentada del Hijo de Dios, donde cada uno de los fragmentos está oculto dentro de un trocito de barro separado e inseguro?

No tengas miedo, hijo mío, sino deja más bien que los milagros iluminen dulcemente tu mundo. Y allí donde la diminuta brecha parecía interponerse entre tú y tu hermano, únete a él. Y de este modo, será evidente que la enfermedad no tiene causa. El sueño de curación reside en el perdón, que dulcemente te muestra que nunca pecaste. El milagro no dejará ningún vestigio de culpabilidad que pueda traerte testigos de lo que nunca fue. Y preparará en tu almacén un lugar de bienvenida para tu Padre y tu Ser. La puerta está abierta para que todos aquellos que no quieran seguir hambrientos y deseen gozar del festín de abundancia que allí se les ha preparado puedan entrar. Y éstos se reunirán con tus Invitados, a quienes el milagro invitó a venir a ti.

Este festín es muy distinto de los que se acostumbran a dar en el sueño del mundo. Pues aquí, cuanto más reciba cada uno, más habrá para ser compartido por todos los demás. Los Invitados han traído Consigo provisiones ilimitadas. Y a nadie se le priva de nada, ni nadie puede privar a otro de nada. He aquí el festín que el Padre tiende ante su hijo y que comparte con él equitativamente. Y en ese compartir no puede haber una brecha en la que la abundancia merme y disminuya. Aquí los años de escasez no se presentarán, ya que el tiempo no forma parte de este festín, pues es eterno. El Amor ha desplegado su mesa en el espacio que parecía mantener a tus Invitados alejados de ti.

Un Curso de Milagros
T 28 : III : 7, 8, 9.       

lunes, 26 de enero de 2015

LA ETERNIDAD NO TIENE PROBLEMAS



Cada vez que te des cuenta de que te has ido al pasado o al futuro, no te sientas culpable, no te crees problemas por ello. Simplemente, vuelve al presente. No pasa nada. Simplemente, recupera tu conciencia. 
La perderás millones de veces; no te va a salir ahora mismo, inmediatamente. Puede suceder, pero no puede suceder por tu causa. Es un modo de conducta fijo desde hace tanto, tantísimo tiempo, que no lo puedes cambiar de buenas a primeras. Pero no te preocupes, la existencia no tiene ninguna prisa. La eternidad puede esperar eternamente. No crees tensiones por ello.

Cada vez que sientas que te has perdido, vuelve; eso es todo. 
No te sientas culpable; eso es un truco de la mente, que está otra vez jugando a sus juegos. No te arrepientas. Simplemente, cuando pienses, vuelve a lo que estuvieras haciendo. 
Si estás tomando un baño, vuelve; si estás comiendo la comida, vuelve; si estás dando un paseo, vuelve. 
En el momento en que sientas que no estás aquí y ahora, vuelve... Simplemente, inocentemente, no crees culpa. Si te sientes culpable, no has entendido nada.
La eternidad no tiene problemas; todos los problemas existen en el plano horizontal (el ego). 
El plano vertical (el Ser) no conoce problemas; es puro gozo, sin nada de ansiedad, sin nada de angustia, sin ninguna preocupación, sin ninguna culpa, sin nada.

Sé simple y vuelve.

Te perderás muchas veces, dalo por seguro. Pero no te preocupes por ello. Así son las cosas. Te perderás muchas veces, pero eso no importa. No prestes atención al hecho de que te hayas perdido muchas veces, presta mucha atención al hecho de que te has reincorporado muchas veces.

Que te pierdas es algo natural. Eres humano, has vivido en el plano horizontal (el ego) durante muchísimas vidas, así que es natural. Lo estupendo es que has regresado muchas veces. Has hecho lo imposible; siéntete feliz por ello.

En veinticuatro horas te perderás veinticuatro mil veces, pero te reincorporarás otras veinticuatro mil veces. Y ahora empieza a funcionar un nuevo modo. Has regresado un montón de veces; ahora se empieza a abrir una nueva dimensión, poco a poco. 
Cada vez serás más capaz de mantenerte consciente, cada vez serán menos las idas y venidas. El recorrido de ida y vuelta se irá acortando cada vez más. Cada vez te olvidarás menos, cada vez te acordarás más; estás entrando en la vertical (el Ser). De pronto, un día, la horizontal (el ego) desaparece. La conciencia gana intensidad y la horizontal desaparece.

A esto es a lo que se refieren el Budismo Zen, el Vedanta y los hindúes, al decir que este mundo es ilusorio. Porque cuando la conciencia se hace perfecta, este mundo, este mundo que has creado a partir de tu mente, simplemente desaparece. Y otro mundo se te revela. 
El Maya desaparece, la ilusión desaparece... la ilusión está ahí a causa de tu sueño,detuinconsciencia.
Si puedes recordar, aunque sea una sola vez, que esto es un sueño, eso provoca un choque y el sueño se hace pedazos y tú te despiertas.
Este mundo que ves a tu alrededor no es el mundo real. 
No es que no exista: sí que existe, pero lo estás viendo a través de un velo de sueño. Entre tú y él está la inconsciencia, la identificación.

OSHO

sábado, 24 de enero de 2015

UNA LLAMADA A LA VERDAD


Tu enfermedad no está en tu contra, amigo. Las molestias y los dolores que sientes en tu cuerpo no son castigos. Nunca has hecho nada malo. Este día no es un indicio de tu debilidad o fracaso. Estás recibiendo una invitación más - para bajar tu velocidad. Para descansar. Para tomar cada momento tal y como viene. Para dejar ir todo lo que es innecesario, incluyendo, tal vez, tu búsqueda de respuestas. Para que evalúes nuevamente tus prioridades, para que recuerdes Lo que es primordial. Para que pongas atención al momento presente, a este momento, el único momento que hay, tu verdadero hogar, tu lugar de descanso, tu punto de conexión.
Para mantenerte arraigado aquí, en la presente escena de la película de tu vida. Para que dejes de regresar la película hacia las pasadas escenas de culpabilidad, oportunidades perdidas y decisiones equivocadas. Y para que dejes de tratar de adelantar la película hacia futuras escenas de dolor o tristeza, de posibles fracasos, metas inalcanzables o incluso la muerte. Se trata de una invitación para que vuelvas aquí. Para que te hagas amigo de la incertidumbre, para que descubras la emoción de no saber. Para que digas SÍ a este momento, incluso si sientes un NO. Para que incluyas al NO, también.
Para utilizar tus molestias y dolores, y no ser utilizado por ellos; para enfrentar las sensaciones en tu cuerpo con amabilidad y curiosidad, para no resistirte ni tratar de deshacerte de ellas. Para sumergirte profundamente en el momento; sin tratar de escapar - y permitirte querer escapar, también. Para confiar en la inteligencia de este increíble cuerpo, su extraordinaria capacidad de sanar y lidiar con cualquier cosa que aparezca en su camino. Para admitir que estás agotado de luchar y pretender ser un 'yo', que estás harto de intentar encajar, de tratar de decir las cosas correctas, de tratar de ser un éxito en el mundo, de tratar de mantener todo en orden, incluso de tratar de no tratar.
Para encontrar un lugar de humildad, e incluso gratitud, en medio de los escombros de los viejos sueños. Para soltar tu idea de 'Como se Supone que Tendría que Ser la Vida,' y abrazar 'Como Es la Vida Realmente'. Para descubrir nuevamente un sentido de divinidad, en donde eres, como eres.
Esta podría ser sólo una invitación a tu despertar. Haz a un lado la palabra 'enfermedad'; ve esto como un camino de sanación mucho más profunda, más allá de lo físico. Una llamada a la Verdad. Siempre un comienzo, nunca una derrota.
- Jeff Foster

martes, 20 de enero de 2015

EL ACUERDO A UNIRSE II



El final del sueño es el fin del miedo, pues el amor nunca formó parte del mundo de los sueños. La brecha es pequeña. Sin embargo, contiene las semillas de la pestilencia y toda suerte de males, puesto que es el deseo de perpetuar la separación y de impedir la unión. Y así, parece conferirle a la enfermedad una causa que no es su causa. El propósito de la brecha es la única causa de la enfermedad. Pues se concibió a fin de mantenerte separado y dentro de un cuerpo que tú ves como si fuese la causa del dolor.

La causa del dolor es la separación, no el cuerpo, el cual es solo su efecto. Sin embargo, la separación no es más que un espacio vacío, que no contiene nada ni hace nada, y que es tan insubstancial como la estela que los barcos dejan entre las olas al pasar. Dicho espacio vacío se llena con la misma rapidez con la que el agua se abalanza a cerrar la estela según las olas se unen. ¿Donde está la estela que había entre las olas una vez que éstas se han unido y han llenado el espacio que por un momento parecía separarlas? ¿Donde está la base de la enfermedad una vez que las mentes se han unido para cerrar la diminuta brecha que había entre ellas y en la que las semillas de la enfermedad parecían germinar?

Dios tiende el puente, pero solo en el espacio que el milagro ha dejado libre y despejado. Mas Él no puede tender un puente sobre las semillas de la enfermedad y la vergüenza de la culpabilidad, pues no puede destruir una voluntad ajena que Él no creó. Deja que los efectos de ésta desaparezcan y no te aferres a ellos desesperadamente, tratando de conservarlos. El milagro los hará a un lado, haciendo así sitio para Aquél Cuya Voluntad es venir y tender un puente para que Su Hijo regrese a Él.

Un Curso de Milagro
T28 : III : 4, 5, 6.

domingo, 18 de enero de 2015

EL ACUERDO A UNIRSE I


Lo que espera en perfecta certeza más allá de la salvación no nos concierne ahora, pues apenas has empezado a dejar que se te guíe en tus primeros e inciertos pasos de ascenso por la escalera que la separación te hizo descender. El milagro es lo único que debe concernirte ahora. Este es nuestro punto de partida. Y habiendo comenzado, el camino de ascenso hacia el despertar y el final del sueño quedará libre y despejado. Cuando aceptas un milagro, no añades tu sueño de miedo a uno que ya está siendo soñado. Sin apoyo, el sueño se desvanecerá junto con todos sus aparentes efectos, pues es tu apoyo lo que lo refuerza.

Ninguna mente puede estar enferma a menos que otra mente esté de acuerdo en que están separadas. Por lo tanto, su decisión conjunta es estar enfermas. Si te niegas a dar tu conformidad y aceptas el papel que juegas en hacer que la enfermedad sea real, la otra mente no podrá proyectar su culpabilidad, ya que no has colaborado en dejar que se perciba a sí misma como separada y aparte de ti. De este modo, ninguna de las dos percibe el cuerpo como enfermo desde diferentes puntos de vista. Unirte a la mente de un hermano bloquea la causa de la enfermedad y sus percibidos efectos. La curación es el efecto de mentes que se unen, tal como la enfermedad es la consecuencia de mentes que se separan.    

El milagro no hace nada precisamente porque las mentes están unidas y no se pueden separar. En el sueño, no obstante, esto se ha invertido, y las mentes separadas se ven como cuerpos, los cuales están separados y no pueden unirse. No permitas que tu hermano esté enfermo, pues si lo está, eso quiere decir que lo dejaste a merced de su propio sueño al compartirlo con él. Él no ha visto donde reside la causa de su enfermedad, y tú has ignorado la brecha que os separa que es donde la enfermedad se ha incubado. De esta forma, os unís en la enfermedad para dejar sin sanar la diminuta brecha donde se protege celosamente a la enfermedad, donde se estima y donde se sustenta por una firme creencia, no sea que Dios venga y la salve con un puente que conduzca hasta Él. No te opongas a Su llegada combatiéndolo con ilusiones, pues Su llegada es lo que deseas por encima de todas las cosas que parecen titilar  en el sueño.

Un Curso de Milagros
T28: III : 1, 2,, 3.