sábado, 24 de enero de 2015

UNA LLAMADA A LA VERDAD


Tu enfermedad no está en tu contra, amigo. Las molestias y los dolores que sientes en tu cuerpo no son castigos. Nunca has hecho nada malo. Este día no es un indicio de tu debilidad o fracaso. Estás recibiendo una invitación más - para bajar tu velocidad. Para descansar. Para tomar cada momento tal y como viene. Para dejar ir todo lo que es innecesario, incluyendo, tal vez, tu búsqueda de respuestas. Para que evalúes nuevamente tus prioridades, para que recuerdes Lo que es primordial. Para que pongas atención al momento presente, a este momento, el único momento que hay, tu verdadero hogar, tu lugar de descanso, tu punto de conexión.
Para mantenerte arraigado aquí, en la presente escena de la película de tu vida. Para que dejes de regresar la película hacia las pasadas escenas de culpabilidad, oportunidades perdidas y decisiones equivocadas. Y para que dejes de tratar de adelantar la película hacia futuras escenas de dolor o tristeza, de posibles fracasos, metas inalcanzables o incluso la muerte. Se trata de una invitación para que vuelvas aquí. Para que te hagas amigo de la incertidumbre, para que descubras la emoción de no saber. Para que digas SÍ a este momento, incluso si sientes un NO. Para que incluyas al NO, también.
Para utilizar tus molestias y dolores, y no ser utilizado por ellos; para enfrentar las sensaciones en tu cuerpo con amabilidad y curiosidad, para no resistirte ni tratar de deshacerte de ellas. Para sumergirte profundamente en el momento; sin tratar de escapar - y permitirte querer escapar, también. Para confiar en la inteligencia de este increíble cuerpo, su extraordinaria capacidad de sanar y lidiar con cualquier cosa que aparezca en su camino. Para admitir que estás agotado de luchar y pretender ser un 'yo', que estás harto de intentar encajar, de tratar de decir las cosas correctas, de tratar de ser un éxito en el mundo, de tratar de mantener todo en orden, incluso de tratar de no tratar.
Para encontrar un lugar de humildad, e incluso gratitud, en medio de los escombros de los viejos sueños. Para soltar tu idea de 'Como se Supone que Tendría que Ser la Vida,' y abrazar 'Como Es la Vida Realmente'. Para descubrir nuevamente un sentido de divinidad, en donde eres, como eres.
Esta podría ser sólo una invitación a tu despertar. Haz a un lado la palabra 'enfermedad'; ve esto como un camino de sanación mucho más profunda, más allá de lo físico. Una llamada a la Verdad. Siempre un comienzo, nunca una derrota.
- Jeff Foster