sábado, 7 de marzo de 2015

ESTOS SON LOS DÍAS


Estos son los días de nuestras vidas.
No hay otros días por venir.
Estos son los días.
Los días en que nos encontramos los unos con los otros. En los que hablamos o no hablamos. En los que sentimos lo que sentimos, tanto como podamos sentirlo. En los que tomamos los caminos que tomamos hacia los destinos que soñamos cuando todavía podíamos soñar y creer en sueños. En los que comemos lo que comemos. En los que dormimos cuando dormimos. En los que amamos tanto como podemos.

Pero estos son los días. Los días de lo ordinario y lo milagroso. Los días de respirar, los días en que la sangre bombea por nuestras venas, los días que parecen durar para siempre, los días que no pueden terminar lo suficientemente rápido. Los días en que nos mantenemos muy cerca de la vida, de su calidez, de su ternura y de su ferocidad. Los días en que todo parece posible. Los días en los que nos sentamos juntos, bebemos té de jazmín, o flores de saúco, o 'Earl Grey,' o nada, viendo el mundo pasar, a nosotros como parte del mundo pasar, observando. Días que conforman una vida. Días para ser vividos.

Estoy enamorado de estos días, que nos son dados gratuitamente. Días para jugar, para maravillarnos, para buscar o no buscar, para preguntar, para recordar u olvidar, pero días, al fin y al cabo; días cuya belleza está enraizada en su propia impermanencia, cuya fragilidad y solidez parecen inseparables.

No te olvides de estos días, y especialmente, de este día, en el que habitas, el que te sostiene donde estás, como una madre sostiene a su pequeño, sin aliento pero fuerte, rosado y pequeño y perfecto; no sin defectos, pero amado justamente por eso.

Si me dan sólo un día más, que sea este día, el único día que habré conocido, y que se me deje amarlo de la misma forma en que él me amó, por todos estos días.

- Jeff Foster